Revista Marejada “Voces, pensamiento y movimiento pedagógico”

Revista Marejada “Voces, pensamiento y movimiento pedagógico”

Editorial: Tiempo laboral y tiempo docente: espacios para la emancipación.

Los últimos sucesos educativos ponen en la palestra, no sólo de pedagogos y educadores sino también de la comunidad educativa en su conjunto, la necesidad de planificar la transformación de la educación en este país. A esta tarea cada sector debe comprometer sus esfuerzos, poniendo en evidencia su capacidad organizativa y creativa. Ese es el ejemplo, pero también el llamado que las movilizaciones socio-estudiantiles y nuestra formación nos propone. Llamado que nosotros, junto a otros colectivos amigos, hemos buscado recoger.

Como una forma de sumarnos a este proceso, en el año 2012 con un grupo de profesores y profesoras egresados del Departamento de Estudios Pedagógicos de la Universidad de Chile, decidimos dar inicio a la Red de Egresados. Para su conformación tuvimos en cuenta que esta institución requería no sólo constituir una base de datos más completa de sus egresados, sino realizar un seguimiento más cercano de sus trayectorias, a través de la creación de una plataforma que fuera capaz de reunir y proyectar su experiencia y sus saberes. Esto porque muchos de ellos, al momento de enfrentar sus primeras prácticas laborales, se encuentran con una realidad cuya complejidad pone constantemente en crisis sus principios político-pedagógicos y, con ello, los procesos de subjetivación que los llevarán a constituirse como docentes críticos, comprometidos con el cambio social.

Durante las exposiciones y discusiones que suscitó nuestro primer foro, De la formación inicial a la práctica pedagógica ¿Cómo contribuir a la transformación de la educación?, comprobamos que las primeras experiencias laborales resultan considerablemente significativas no sólo para la continuidad de la práctica pedagógica, sino también para su posibilidad de constituirse como una práctica transformativa. Entendemos por práctica pedagógica transformativa una estrategia de desarrollo subjetiva y colectiva que le permita al profesor co-construir desde su espacio relaciones emancipadoras.

En esta línea, hemos volcado nuestros esfuerzos en dos áreas. La primera es el desarrollo de talleres de discusión donde se compartan experiencias y saberes que sirvan como insumos para la articulación de las estrategias nombradas; convocatoria que aún debe reformularse puesto que ha debido enfrentar las conocidas dificultades de tiempo, no de disposición, propias del gremio.

La segunda es la creación de una plataforma digital que tiene como uno de sus elementos principales la revista que hoy tienen ante ustedes. Su intención es divulgar, darle mayor visibilidad y resonancia a aquello que las voces, el pensamiento y el movimiento pedagógico tienen para decirnos. Razones nos sobran, y es que su decir no se caracteriza por seguir la corriente, sino que constituye una verdadera marejada que el océano laboral no puede contener o silenciar, una revuelta que abre nuevas posibilidades de ser, de hacer y de nombrar.

El tiempo laboral no abre espacios para la contemplación, por lo que el tiempo docente, aunque se caracterice por caminar con pies de paloma, debe tomárselos. En ese espíritu, hemos seguido de cerca la experiencia de trabajo de las escuelas recuperadas y autogestionadas, en particular la de la Escuela Comunitaria República Dominicana cuya experiencia es compartida en este número por uno de nuestros integrantes, quien fue y continúa siendo su coordinador a pesar de su abrupto cierre a finales de año.

Agradecemos la participación en este número a cada uno de los profesores y profesoras que decidieron contribuir con su puño y letra a este proyecto colectivo. Especialmente a Javier Insunza y Leonora Reyes quienes se tomaron el tiempo entre sus múltiples actividades para imprimir en estas páginas su voz y su pensamiento como parte de su contribución continua al movimiento pedagógico.

Este número está dedicado a algunos de los acontecimientos actuales más urgentes en materia educativa, pero también recoge experiencias y saberes incorporados, vivenciados en primera persona por sus actores. Por todo esto, dedicamos este inicio a los futuros y actuales trabajadores y trabajadoras de la educación, que son la espuma de esta marejada.

Para descargar Marejada haga click acá

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *